jueves, 8 de enero de 2009

Con Luz Propia

No sé el nombre de estas flores que crecen en los acantilados que rodean la Virgen del Mar. Lo que sí sé es que cuando la tarde va cayendo algunas de ellas parecen jugar con la luz creando curiosos efectos como éstos.