lunes, 23 de febrero de 2009

Un Ratuco

Como suele ocurrir, después de la tempestad llega la calma. Así que una vez dejados atrás los temporales que azotaron nuestras costas todo parece volver a la normalidad y la mar muestra su cara más afable. Un buen momento para pasar un ratuco contemplando el suave ir y venir de los barcos.